Reportaje fotográfico de mi negligencia médica

Sufrí un síndrome compartimental tras una osteotomía mal realizada. Esto ocurre cuando aumenta la presión dentro de la pierna, como si fuera un torniquete, y corta el flujo sanguíneo dañando los nervios y músculos. El tejido de mi pierna empezó a morir, llevaba dos días con la artería seccionada, el cirujano me seccionó la arteria poplítea por completo y no se dieron cuenta hasta pasados dos días. Esto derivó en necrosis y, posteriormente, en una gangrena en mi pierna derecha.

 

 

Estuve 4 meses con el gemelo y el peroneo expuesto para controlar que no se extendiera la gangrena, veía los músculos moverse. Me tuvieron que atar la pierna a la camilla para no dañarlos mientras dormía. El peroneo no lo puede salvar y me lo tuvieron que quitar por completo. Fueron necesarias 10 intervenciones para remover el tejido necrosado y salvar mi pierna. Estas intervenciones incluyeron un bypass femoro-poplíteo extraído con la vena safena de mi otra pierna

 

Unos hablan de milagro… otros de destino… pero la realidad es que es fruto de un gran desafío personal. Me esforcé por transformar una experiencia devastadora en un motivo para volver a empezar y volver a ser feliz.

Te atendemos por Whatsapp whatsapp
Scroll al inicio